Blog

Acné y Cuarentena

fondo300x300-acneCuarentena

Muchos pacientes han consultado en estos días por la aparición de lesiones de acné junto con el aislamiento y los cambios en la rutina.

Lo primero que debemos saber, es que el acné es una enfermedad inflamatoria crónica que asienta el el folículo pilosebáceo.
Tiene una carga genética importante y está influenciado de manera directa por factores ambientales como la alimentación, la polución ambiental y el estrés.

El acné afecta al 80% de la población adolescente y también a los adultos en menor medida.

En los adultos, puede ocurrir lo que se conoce como acné persistente, es decir un acné que viene desde la adolescencia y perdura más allá de los 25 años. Otra situación, es el acné del adulto, en quienes no existe el antecedente de acné en etapa puberal y éste aparece luego de los 25 años.

 

¿Puede aparecer acné cuando estamos estresados?

El estrés genera muchos cambios en nuestro organismo, desde alteraciones en el sueño, la manera de procesar alimentos, el estado de ánimo y puede afectar el aspecto de nuestra piel.

Las glándulas que se activan durante periodos de estrés generan aumento de cortisol, de hormonas y de moléculas favorecedoras de la inflamación, entre otras cosas. Es ahí, donde se puede explicar la aparición de lesiones acneicas en estos periodos.

El folículo piloso, que como vimos es la zona de la piel afectada en el acné, tiene receptores hormonales y de moléculas pro inflamatorias, que actuando juntos, favorecen el aumento de la secreción de grasa de las glándulas sebáceas y aumentan la inflamación. Todo esto (de manera simplificada) genera que el folículo piloso se tape y que aparezcan los granitos.

 

¿Que se puede hacer?

Principalmente, al estar relacionado al estrés, buscar la forma de mejorar nuestra calidad de vida. En estos momentos, donde toda nuestra rutina ha sido alterada, debemos tratar  desarrollar actividades recreativas dentro de nuestro hogar. Aprender a cocinar ese plato que siempre nos quedó pendiente, armar una rutina de ejercicios, realizar ejercicios de respiración y meditación para tener la mente más calma y disfrutar el momento en casa.

¿Difícil? Si!, pero hay que intentarlo

Luego podemos armar una rutina de limpieza de nuestro rostro, con productos suaves, que contengan ácido salicílico, por ejemplo y aplicar emulsiones o geles hidratantes.

El resto de los cuidados para el acné, deben ser guiados por un dermatólogo acorde a cada caso en particular.

 

Espero les haya servido!!